HOMIÍA SANTA MARÍA MADRE DE DIOS

Contemplar el misterio de la navidad es adentrarse en el misterio de Dios. Las fiestas, estos días pasan muy rápido. Apenas si tenemos tiempo los cristianos para saborear  la gran e inestimable riqueza que representan estos días tan santos.

Hoy nos adentramos en el misterio de la Maternidad divina de María. Ella es Madre de Jesucristo, pero a la vez es la Madre de Dios. Fue concebida por obra y gracia del Espíritu Santo para dar luz Mesías, al Salvador. Todo un misterio que desborda nuestra mente calculadora y objetiva.

Estamos acostumbrados a representar al Niño Jesús en el pesebre , junto a María y a José. Las inclemencias que sufrieron. Los momentos de dolor   que padecieron; pero que pocas veces nos adentramos en el misterio insondable que se oculta ante la realidad de un Niño que nos ha nacido, que es hombre como nosotros, pero que es Dios, el eterno, el todopoderoso.

La Navidad nos invita a contemplar a María que nos regala a Cristo, el Salvador, el Hijo de Dios. Ella es Madre de Dios y también lo quiere ser de nosotros, de cada uno de nosotros.

Ante Cristo, aquí presente entre nosotros, en el altar, veneremos estos días santos de Navidad. El Ha nacido para manifestarnos su amor y su cercanía. Al comienzo de un nuevo año, renazcamos nosotros también con El y sintamos su fuerza que acompaña nuestras vidas.

Share